Cocido Madrileño: La Daniela

Ellos mismos dicen que hacen el mejor cocido de Madrid. Eso habrá que comprobarlo, ¿no? Lo primero que tienes que hacer es reservar en cualquiera de las cinco tabernas La Daniela  situadas en Goya, Huertas, Bernabeu, centro e Infanta Mercedes. Aquí tienes las direcciones y teléfonos para que vayas organizando la comilona.

Una vez dentro comienza el festín. No os olvidéis de que el buen cocido se toma a tres vuelcos: La sopa de cocido para empezar, los garbanzos, patatas y verduras con las famosas "pelotas" y luego las carnes: gallina, cerdo y ternera. Y a partir de ahí a gusto del comensal, la sopa con la verdura, sopa con la carne o todo junto haciendo la famosa "pringá". Tomaos tiempo y a comer una de las maravillas de la cocina madrileña.

Os pongo fotos de la comilona en la Daniela con mis compañeros de trabajo. Para empezar la sopita con fideos, luego el plato con verduras y las riquísimas pelotas y una orgía de carnes, chorizos y morcilla. Para terminar la comida, como debe ser, un postrecito nada ligero: milhojas con crema pastelera (aunque recomiendo también el sorbete de limón al cava... impresionante!).


No es el único sitio de buen cocido en Madrid así que creo que hay que probar este y muchos más. En estas cosas para gustos los colores así que iremos haciendo una guía de sitios para comer cocido.

Otros consejos: si vais un poco tarde y queréis otro tipo de comida algunas raciones como por ejemplo los callos (son mi debilidad) ya no están disponibles. Además, no es un sitio donde el resto de tapas o raciones sean para tirar cohetes (no cumplen con la regla: cantidad-calidad-buen precio... quizás son raciones demasiado pequeñas para lo que cuestan).



EL COCIDO es un manjar de reyes y cardenales,
de engolados y de "Aldonzas", de albañiles y cabales.
El cocido es en Madrid base de nuestros ancestros,
aristocrático y pobre, todos lo catan queriéndolo.
Es plato único en tres, es lujo de la cocina,
nadie se resiste a él.


Adafina fue su origen de manos de algún judío,
luego el cristiano le puso el tocino y los chorizos
y el labrador le añadió la verdurita que quiso.


Primero se llamó olla y después pasó a puchero.
El agua y los gabrielitos son la pauta del invento.
Agua fina de Madrid, poca cal y mucho aliento.
Al garbanzo que plantara Asdrúbal por estos predios,
y le daba a sus soldados fósforo, potasio y hierro.
Siglos XV y XVI afinaron el ungüento y allá por el XVII
se hace cita de poetas, escritores y talentos...


Entra en palacio este plato con campanillas y fiestas
y así sigue el XVII: servido en las grandes mesas
y de él dijo Casanova que un afrodisíaco era.


El pueblo también conoce los sabores del puchero
y dentro del XIX se hace castizo este esmero que se
cuela en los salientes con muchísimo salero. Cocidito de
las doce que se conoce en "to Madri" y "to Madri" huele a
gloria porque sí.


En la taberna o en la fonda se preparan de primera como
los que hoy se conoce le ofrece el de la <<Señá Daniela>>.




¡Al rico cocido madrileño!

Related

restaurantes 6378123176718309862

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Fútbol TV

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital

Historial

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

item