El día que pude cotillear el Hotel Puerta de América

Hace dos semanas os conté que con motivo de la Semana de la Arquitectura muchos edificios de Madrid abrían sus puertas para ser visitados, ¿os acordáis? La verdad que en general la arquitectura me interesa pero cuando vi que el Hotel Puerta de América se sumaba a la propuesta me dio un vuelco el corazón... desde que se construyó tenía la ilusión de visitarlo pero lamentablemente jamás podría ser como huésped (a no ser que por un casual me tocase la lotería, cosa que de momento no ha pasado...).

Para quién no lo conozca, el Hotel Puerta de América es ese extraño edificio de colorines que se encuentra en la zona de Avenida de América y Cartagena. Tengo que decir que, para todo lo bonito que es por dentro, la cara externa del hotel me parece horripilante, aunque seguro que para gustos los colores.

El caso es que ahí me planté yo para mi visita por el hotel, cámara en mano y con una sonrisa de oreja a oreja dispuesta a ver todos los recovecos del hotel, incluidas las habitaciones más obscenamente caras, como la mega habitación de la planta 12 que cuesta (agárrate a la silla) la friolera de 2.500 euros la noche. Sin embargo hay habitaciones más baratitas, incluso por 120€ la noche...

La idea principal de diseño del hotel fue la libertad. Por este motivo cada planta ha sido diseñada por un diseñador o arquitecto diferente, creando un espacio totalmente ecléctico donde cada planta es un mundo totalmente diferente. Además, cada arquitecto o diseñador no tenía absolutamente ninguna restricción de diseño, podría hacer lo que quisiese con su planta y tampoco había restricciones de dinero... podrían gastarse absolutamente lo que quisieran.

Una de las plantas más espectaculares y demandadas es la primera planta, ni menos que la diseñada por Zaha Hadid, un auténtico nombre dentro de la arquitectura. Todas las habitaciones tienen formas redondeadas de colores tan intensos que a veces no llegas a distinguir bien incluso las formas.


La segunda planta es la realizada por Norman Foster, otro peso pesado dentro de la arquitectura y creador de una de las plantas con presupuesto más elevado. Todas las paredes (no solo habitación sino pasillos) son de cuero blanco de la mejor calidad. Además... ¿Veis la lampara que hay en el recibidor de la planta? Cada cristalito cuesta 500€...

La planta de David Chipperfield es preciosa y muy sobria pero yo soy más de cosas espectaculares como la cuarta planta realizada por Plasma Estudio. Fue la única planta que fue llevada a concurso y fue otra de las más costosas, tanto a nivel de tiempo como de dinero. Todo está basado en planchas metálicas irregulares. El suelo también es irregular y está todo lleno de aristas por lo que no dejan que ninguna familia con niños pequeños pueda hospedarse aquí. Si buscas una habitación diferente y original, esta es tu habitación perfecta.


La sexta planta, creada por Marc Newson, está basada en madera lacada de roja (parece plástico) y en estructuras creadas a partir de cuero, la madera y el mármol. Sin embargo, también basado en rojos destacaría la planta séptima, la de Ron Arad, un maestro en formas circulares que van desde los muebles del baño, a las puertas pasando por la cama mirando a las ventanas. Otra planta que dará juego a las parejitas es la creada por Kathryn Findlay, en colores blancos, cuero, formas redondeadas, una cama enorme con vistas y una enorme bañera.

La planta de Gluckman tengo que decir que era bonita, pero sin más... probablemente en otro hotel me hubiese parecido increíble, pero es tal el nivelón de las plantas que esta se me quedó un poco en segundo plano. Sin embargo, y pese a ser también muy minimalista, me gustó especialmente la planta creada por el japones Arata Isozaki, que ha llevado "su casa" literalmente a este espacio. La bañera es una estructura de madera bastante original... me dieron ganas de abrir el grifo y zambullirme.


Aunque no soy muy de diseño infantil, la planta de Mariscal y Salas me encantó por su trabajo con la madera y sus detalles coloridos. Sin embargo las sillas eran tan absurdamente enormes que ocupaban media habitación... pero las vistas desde la planta 11 (especialmente las que dan a las cuatro torres) merecen increíblemente la pena.


Pero ahora viene lo BUENO, la planta 12, la más alta y con las habitaciones más grandes... una oda a la fotografía, al arte y a la naturaleza creada por Nouvell... lastima que mis fotos no sean lo suficientemente buenas. ¿Quién podrá alojarse en semejante maravilla? La verdad que no lo se... pero debe ser increíble ver amanecer tumbada en la cama de esta habitación... Un sueño al alcance de pocos.


Don't Stop Madrid - Los mejores planes de ocio de Madrid
Síguenos en Facebook o Twitter

Related

vistas 1454374675938757468

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Fútbol TV

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital

Historial

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

item