La Otra Casa, buenos sabores y mucho encanto en Lavapiés

La comida es algo muy importante, pero no se trata solo de alimentarnos. Comer es un momento social, es un momento para estar a gusto y sentirse bien con la comida y con lo que nos rodea. Por eso me gusta "La Otra Casa", porque precisamente eso... te hacen sentir en tu propio hogar.

Situado en pleno Lavapiés, muy cercano a Antón Martín y a varios de mis lugares favoritos como La Infinito o Casa Pachuco, La Otra Casa destila la calidez de un hogar por los cuatro costados.

Dos plantas, un esquinazo muy agradecido a la luz (pese a encontrarse en una de las callecitas de Lavapiés) y una decoración cuidada (nada hipster, más bien a lo abuela), crean un ambiente totalmente acogedor. Echando un vistazo se puede encontrar pequeños detalles que amenizan la comida, como florecillas, cuadros por doquier y mantelitos de los de casa de tu abuela, para hacerte sentir como en tu propia casa.

Pero pasemos al tema gastronómico. La carta es bastante variada y está pensada especialmente para compartir, ya que tiene una nutrida selección de entrantes y primeros entre los que decidirse es una tarea bastante complicada.



Eran casi ya las tres y media de la tarde cuando pude ir al restaurante, así que aunque a las 2 me hubiese comido un buey si hubiese podido, a las casi cuatro de la tarde estaba ya sin hambre (aunque fue dar el primer bocado y se despertó la fiera)... Quería algo ligerito y para compartir así que nos decidimos en primer lugar por algo fresquito y apetecible, el cebiche mixto de pulpo y chipirón aliñado con leche de tigre, piña y fruta de la pasión (5,20€), muy rico, muy fresco y con un sabor ácido y frutal que me abrió el apetito...

Después de este plato exótico, llegamos a un clásico: las croquetas, entre las que se puede elegir media ración (4) o ración entera (8). A nosotros nos pusieron 3, ya que pedíamos un menú degustación.... pero me arrepiento!!!! Me tenía que haber pedido la ración entera porque estaban buenérrimas. Quizás no es el plato más original, pero que narices... lo bueno es lo bueno!



Había escuchado hablar de la papa rellena con morcilla (4,50€), ya que ganó el premio de Tapapies... es

casi obligatorio pedirlo! La idea es mezclar la papa rellena peruana con sabores tan nuestros como la morcilla. Además tiene uvas pasas, piñones, salsa de piquillos, cilantro y ají. Sí, efectivamente está tan bueno como parece. Babeo solo de recordarlo.


Después de lo ligero pasamos al plato principal. Pedimos la hamburguesa de rabo de vacuno con puré de patatas (9,50€). Tonta de mi, pensé que vendría una hamburguesa (con pan y esas cosas), y me encontré con la carne, la salsa y el puré. Estaba muy rico pero la verdad es que necesitaba masticar mucho más!

Todo esto, con dos botellas de agua nos costó 21 euros. Es bastante poca pasta pero tengo que decir que las raciones son bastante pequeñas, un plato más no me habría sobrado, o que narices... un poquito más de cantidad en cada uno de los que pedí. Pese a este gran pero, la comida estaba muy buena, fueron muy simpáticos y el lugar es encantador así que merece la visita las veces que haga falta.

Por unos 15€ creo que se puede comer muy bien, con platos muy cuidados y con buenos ingredientes. Merece la pena la visita.


La Otra Casa
c/ Olivar, 6 < M > Tirso de Molina
Teléfono: 91 176 34 57
Cerrado los lunes



Don't Stop Madrid - Los mejores planes de ocio de Madrid
 Síguenos en Facebook o Twitter 

Related

últimas noticias 7150017964619058583

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Fútbol TV

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital

Historial

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

item