Madrid y naturaleza: el Abedular de Canencia

Antes de que empiece el crudo invierno estoy aprovechando para hacer algunas salidas al campo con mis amigos del trabajo. Aunque soy muy de ciudad estas pequeñas excursiones me permiten desconectar un poco y conocer otra faceta más de la infinita Madrid, lejos del mundanal ruido. Después de excursiones más bestias como los Siete Picos o el Yelmo, esta vez decidimos hacer un pequeño paseo por la zona del Abedular de Canencia, apta para todos los públicos.


Canencia está situada en la vertiente sur de la Sierra del Guadarrama, y desde Madrid centro se tarda aproximadamente 60 minutos en llegar en coche. La carretera hasta Canencia es bastante agradable, si bien hay que tener cuidado porque los fines de semana encontraréis muchas bicis en carretera. Ya sabéis, precaución y respeto ante todo con los ciclistas, reduciendo la velocidad y sobrepasándolos con metro y medio de distancia.

La ruta empieza desde el puerto de Canencia. Pronto encontramos una valla color verde que nos impide pasar con el coche, así que los dejamos ahí. Al ser una ruta fácil y corta no hace falta ir muy equipado. Nos dejamos la comida en el coche y simplemente llevamos agua y algo de picoteo. De ropa basta con unas deportivas con las que te sientas cómodo (evitar Converse, Victorias o similar, porque pueden resbalar) aunque si tienes unas botas buenas, mejor que mejor. De ropa es importante llevar algo largo en la parte de abajo para evitar algunos pinchazos con zarzas.



La ruta en cuestión es de aproximadamente 7 kilómetros por los que pasaremos por diferentes tramos. El bosque está repleto de pinos, pero también encuentras abedules, robles o chopos y por supuesto, un montón de setas para recolectar. Vimos algunas comestibles pero otras de las de no tocar... Yo con el tema de las setas no tengo mucha idea así que nunca me arriesgo, no sea que la liemos ;)

La zona es muy agradable y muy facilita de recorrer (aunque nosotros hicimos un poco el cabra y nos metimos por algunos lados que no debíamos). Los paisajes del camino son absolutamente espectaculares, y por su vegetación es muy recomendable hacerla en otoño o en primavera para ver los colores del bosque en pleno apogeo. Además, durante casi todo el recorrido fuimos bordeando un riachuelo, para delicia de nuestros oídos y para diversión de Mia, la perrita que nos acompañaba.

En general el camino es bastante llano y las pendientes que hay no son muy exageradas. Si no estás acostumbrado al montañismo y quieres hacer una escapada al campo, esta ruta es perfecta. Hicimos unos 7 kilómetros en unas 3 horas, tomándonos mucho tiempo para descansar, hacer fotos, buscar setas, sentarnos y jugar con Mia.

Sin duda, el Abedular de Canencia ha sido un auténtico descubrimiento. Cerca de Madrid, facilito, muy solitario y agradable a más no poder. Madrid tiene auténticas joyas naturales con las que sentirse muy lejos de la ciudad.

PD: Gracias Jorge por ser un maravilloso organizador de excursiones. Eres un grande! :) 


Don't Stop Madrid - Los mejores planes de ocio de Madrid
Síguenos en Facebook o Twitter



Related

últimas noticias 4087833228775810208

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Fútbol TV

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital

Historial

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

item