Disfrutando de la naturaleza: 11 bosques y Parques Nacionales en Madrid y alrededores

El otoño es mi estación favorita del año. Con la resaca de las vacaciones, vamos sumergiéndonos poco a poco en los fríos invernales mientras disfrutamos de otra forma de Madrid. Aunque la mayoría de las veces hablamos de Madrid centro y de su numerosa oferta cultural y de ocio, no quiero dejar pasar por alto la variada naturaleza que tenemos la suerte de tener en nuestra Comunidad o en los alrededores.

Si tu también eres un chico o chica que disfruta del campo y de los colores del otoño, aquí tienes varios preciosos paseos para disfrutar del aire libre mientras conoces todo lo bueno que tiene Madrid para ofrecer a los amantes de la naturaleza. 


El precioso hayedo de Montejo. Foto de senderismomadrid

En Madrid...

El Hayedo de Montejo, situado a unos 45 km de Madrid, cerca de la localidad de Montejo de la Sierra es un auténtico remanso de paz lleno de preciosos paisajes dignos de fotografiar. Para acceder es necesario reservar (50% de las plazas a través de www.sierradelrincon.org o llamando al 91 869 70 58) o acudir a por tu entrada haciendo cola a primera hora en el Centro de Recuperación (el otro 50% de las entradas), ya que las visitas se hacen con guía. La única pega es que no permiten perros :-(

Los Robledales del Lozoya son un estupendo plan para aquellos amantes del monte que quieran disfrutar de horas y horas de naturaleza, gracias a sus casi 60 kilómetros de vías pecuarias. Se proponen cinco rutas diferenciadas: Ruta del Puente Canto (paseo por la Ribera del Lozoya), Ruta del Arroyo del Villar (diez kilómetros de pinares y melojares y el precioso Sabinar del Lozoya), Ruta de Gargantilla de Lozoya (con una panorámica del embalse de Pinilla rodeada de monte), Ruta del Embalse de Riosequillo (nueve kilómetros en un itinerario circular que recorre fresnos, arces, zarzamoras y rosas hasta el embalse) y la Ruta de la Ermita de San Mamés (otra ruta circular con 12 kilómetros a través de diferentes pinos y fresnedas que llevan hasta la Ermita).

La senda del Abedular de Canencia, en la misma zona que el anterior, es otra de mis rutas favoritas, por su facilidad y sus preciosos árboles y riachuelos que acompañan al paseante. Tejos, fresnos y abedules y en definitiva, naturaleza en estado puro en menos de 3 horas de paseo.

El Bosque de la Herrería, situado cerca de San Lorenzo del Escorial, es otro de esos lugares que merecen la pena visitar en otoño. Se dice que en tiempos de Felipe II era frecuente ver al rey en la zona para contemplar el avance de las obras del Monasterio del Escorial. La visita al Monasterio se puede completar con este precioso y exuberante bosque repleto de robles, fresnos y decenas de clases más que brindan sus mejores galas en la época otoñal. Una excursión más que recomendable por su facilidad y su corto recorrido, de tan solo 6 kilómetros y con poco desnivel.

La Dehesa de la Hiruela, foto de Úbeda Liébana

La Dehesa de la Hiruela, perteneciente a la Sierra del Rincón, forma parte de la red mundial de Reservas de la Biosfera, reconocida por la Unesco. Un entorno natural precioso y bien conservado repleto de bosques, dehesas, montañas y arroyos que harán las delicias de los amantes del trekking.
Se proponen cuatro rutas de las muchas que se pueden hacer: La ruta de Las Eras y la Pila de Riego (con espectaculares vistas), la de Molino a Molino (que conducía en su día a los habitantes del pueblo a la zona de El Cardoso de la Sierra), la de los Oficios de la Vida (un paseo por los puntos de mayor interés etnográfico de la comarca) y la Senda de la Fuente Ligar (un túnel natural repleto de vegetación). Sin embargo, existen muchas rutas más.

Los Sotos de Villamanrique de Tajo es otra de esas rutas fáciles y de poco desnivel que permiten conocer una nueva faceta de nuestra Comunidad. El bosque es uno de los más importantes que se conservan en la zona, habitada por sauces, olmos, chopos que escuchan el ligero murmullo de los arroyos de la zona. La mayor pega de esta ruta es que no es circular, por lo que se alarga un poquito más.

El Pontón de Lozoya, cerca de Patones (pueblo que merece una visita),  ofrece una ruta desde la Presa del Pontón de la Oliva hasta la desembocadura del Jarama, de dificultad baja-media (hay una subida que se hace interminable) y de larga duración, ya que se puede hacer en aproximadamente 5 horas. Por tanto se recomienda comenzar prontito y no dejarla para la tarde. Sus caminos y paisajes en completa soledad son perfectos para desconectar de todo.


En los alrededores...

Parque Nacional del Río Dulce, foto de turismosiguenza

El Parque Natural del Río Dulce, en Sigüenza (Guadalajara), es otra excursión perfecta para conocer los alrededores de Madrid. El pueblo de Sigüenza es precioso y cuenta con castillos, fortalezas y templos rodeados de naturaleza. El Barranco del Río Dulce es uno de esos lugares que no puede faltar en la visita, el cual fue declarado Parque Natural. El paseo es sencillo, repleto de vegetación y acompañando al río que forma durante el recorrido diversas cascadas, saltos y cañones. Todas las rutas que hay son fáciles y de corta duración, ya que la más larga es de 11 kilómetros. Como curiosidad, muchos episodios de "El hombre y la Tierra" de Felix Rodríguez de la Fuente se grabaron aquí. 

Los Montes de Toledo, situados a hora y media de Madrid y a tan solo 20 minutos del Parque Nacional de Cabañeros, son una perfecta ruta de montaña bien señalizada de 2 horas y de dificultad baja que te brindará 7,2 kilómetros para observar la fauna y flora del lugar, como buitres, gatos monteses, robles o jaras. Esta ruta no circular pasará por diferentes zonas: el Robledillo, los Canchales, un mirador paisajístico, las minas romanas, y la tumba del peregrino. Hay una ruta complementaria de 6 kilómetros aproximadamente que te permitirá volver al punto de salida.

El Parque Nacional de Cabañeros, situado a 2 horas de Madrid, es un precioso lugar para perderse y observar los centenares de especies animales que habitan, entre los que encontraréis águilas, buitres, ciervos, corzos y jabalís que disfrutan de la rica flora del lugar.
A lo largo del parque se encuentran curiosas chozas utilizadas antiguamente por los pastores, que son precisamente los causantes del nombre del Parque Nacional.

El Castañar del Tiemblo, foto de rodadas.net

El Castañar del Tiemblo (o Garganta de Yedra), situada a hora y veinte de Madrid, en la localidad del Tiemblo (Ávila) es un precioso castañar de fácil paseo en el que disfrutar de un precioso sendero cubierto por hojas y árboles de enorme tamaño. Está lleno de caminos que brindan preciosas sorpresas como los llamados "Gigantes de la fuente del Resecadal", unos enormes y viejos ejemplares que te dejarán sin habla.
Para visitarlo, los fines de semana de octubre y noviembre se cobra 6€ por coche y 2€ por persona que quiera visitarlo.



Related

deporte 6931856241232200862

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Fútbol TV

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital

Historial

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

item