Restaurante Sandó, sofisticación en plena Gran Vía

La Gran Vía es siempre un cúmulo de contrastes, que tan pronto te brindan momentos caóticos, como te transportan a auténticos oasis de tranquilidad. Y precisamente la tranquilidad junto con un buen vino y bocados selectos los ingredientes protagonistas del “Restaurante Sandó”, un refugio para aquellos que buscan “algo más” a la hora de pensar en gastronomía.

Tan importante es su carta como el ambiente del local, y es que no todos los días se puede comer en un lugar donde el tiempo parece detenerse en plena Gran Vía. Con un ambiente sofisticado, moderno e íntimo, Sandó es el lugar perfecto para un momento privado en pareja, una celebración familiar o una comida de trabajo de esas verdaderamente importante. Con una atención de primera y una carta esmerada, es imposible fallar.


La oferta de Sandó es muy variada, por lo que como persona indecisa que soy y guiada por la persona que nos atendió, me decidí por el Menú Degustación (49 euros), que es precisamente la opción más elegida por la clientela habitual. Consta de un primer momento de aperitivos, con una excelente crema de parmentier verde con cigarras y un paté de hígado de perdíz de toma pan y moja. Buenos primeros bocados, sabrosos y acertados, que sin duda fueron una inmejorable carta de presentación. El menú consistió en un foie micuit con queso y mango (que me supo a poco y resultó demasiado desapercibido… ay el mango, es casi una filosofía de vida!), unas habitas salteadas con jamón ibérico y huevo como reminiscencia a la cocina casera de nuestras madres, unos medallones de merluza con carabineros y salsa de cítricos (de nuevo la salsa demasiado suave) y un muy rico costillar ibérico con adobo teriyaki y puré de queso ahumado para saciar nuestros instintos carnívoros sin caer en las carnes de siempre.

Para los postres, un clásico tocinito de cielo con merengue y crujiente de chocolate y una rica mousse de lima con teja, salsa de frutas y gel de violetas.

Como veis, sabores de toda la vida con el twist adecuado para resultar contemporáneo, apto para todos los paladares y siempre por supuesto con buena materia prima. Aquí las fotos para que os hagáis una idea, que vale más una imagen que mil palabras...







Si no tenéis ganas de probar el menú degustación, el Restaurante Sandó cuenta con diez entrantes (podéis elegir entre media ración o ración completa) y varios principales entre carnes y pescados con precios que rondan entre los 18 y los 25 euros aproximadamente. Los postres rondan los 7 euros y son clásicos infalibles con un toque diferente… tengo pendiente la tarta de queso ahumada! ;)

Si sois de los que paráis habitualmente por el centro de Madrid, os recomiendo hacer una parada por este pequeño remanso de paz y buenos alimentos.

Restaurante Sandó
Calle Isabel la Católica, 2-4
Teléfono: 915 47 99 11
Cerrado domingos y lunes
30% de descuento con El Tenedor

Related

restaurantes 7037574127470156771

Publicar un comentario

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Motosharing en Madrid

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Historial

Fútbol TV

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital
item