¿Vas de vacaciones a Madrid? Descubre cómo ahorrar en alojamiento

Las vacaciones en agosto siempre han sido sinónimo de precios altos, de ahí la expresión de “hacer el agosto”. Es temporada alta, a pesar de que cada vez más son las personas que deciden irse en julio, o partir los días de descanso entre julio y septiembre. En cualquier caso, se puede abaratar el coste con algunas medidas como la de ahorrar en alojamiento, el elegir destinos a los que sea fácil llegar y, por tanto, económico, o, simplemente, el huir de las temporadas altas.

Éstas dependen tanto de la fecha que se elija como del lugar de destino. El mundo es muy grande y no debemos olvidarnos que hay ciertos países que en nuestro verano, allí es época de lluvias o es otoño tardío o invierno. Por mucho que cada año se diga que al siguiente las vacaciones de verano se planificarán antes para que puedan salir más baratas, cuando nos queremos dar cuenta, volvemos a estar en mayo y el verano está a la vuelta de la esquina. Por eso, muchas personas deciden solicitar crédito online ya que pueden disponer de préstamos en 10 minutos y así poder pagar las vacaciones. No pasa nada, se devolverá después. La empresa Viaconto, por ejemplo ofrece muchas facilidades para la obtención de este tipo de minicréditos. 




Pero es cierto que hay pequeños trucos para poder ahorrar y que los días de relax sean completos y no estén caracterizados por estrés de tipo económico. Lo primero es elegir bien el destino.

Madrid, por ejemplo, es un buen momento para visitar. La capital de España se vacía en agosto, y no es un decir. Teniendo en consideración que muchas de las personas que viven en esta gran ciudad no son de allí, en cuanto llegan los días de vacaciones vuelven a su tierra o a la tierra de sus padres, casi el mismo día que se despidieron de sus compañeros y se dijeron un feliz “¡hasta septiembre!”. Este hecho y que la playa más cercana se encuentre a cuatro horas, hace que la ciudad se quede casi huérfana y lista para recibir a los turistas, con menos ruido de coches y más facilidad para llegar a los sitios.

Aunque sea temporada alta, Madrid es una ciudad con muchísimas posibilidades por lo que puede ser fácil ahorrar en destino. El alojamiento es una de las partidas que más presupuesto se come de las vacaciones generalmente.

El más caro, suele ser el hotel, por dos motivos: su ubicación y sus estrellas. Si se quiere intentar ahorrar, es importante que se encuentre el equilibrio entre menos estrellas y, quizá, una ubicación más lejana. Un hotel en la Gran Vía de Madrid siempre le costará mucho más que un hotel en el Paseo de las Delicias, zona a partir de la cual se puede, incluso, ir caminando hasta el centro. Es una opción.

Ni qué decir tiene que el desayuno se puede hacer en cualquier cafetería sin esperar que cueste más de 5€ por cabeza frente a los 10 o 15€ que suele costar en los hoteles.

Por otro lado, se debe pensar que reservar un hotel no es la única alternativa. En Madrid hay hostales y pensiones que están muy bien, sobre todo para los que no necesitan grandes lujos. Hay que pensar que muchas veces cuando se viaja sólo se vuelve al alojamiento para dormir por la noche, el resto del día se está en la calle, viendo museos, visitando los lugares más emblemáticos de la ciudad o disfrutando de la gastronomía típica. ¿Qué más se necesita aparte de una cama y un baño? Y el baño ni siquiera. Para los más jóvenes siempre está la posibilidad de poder dormir en albergues donde se comparte la estancia con más personas o en habitaciones con baño compartido. Por no hablar de los tradicionales campings y el nuevo concepto de glamping que habrá que ver bien qué camino tomará en los próximos años.

Actualmente, la economía colaborativa está transformando también la forma en la que se hacen los viajes. Tanto en transporte, compartiendo coche y, por tanto, gastos, como en alojamiento. Plataformas que ponen al servicio de los usuarios la posibilidad de alquilar apartamentos turísticos – segundas viviendas privadas que se transforman en apartamentos para visitantes – hacen que los hoteles tradicionales tengan que repensar su oferta para no perder clientes potenciales que prefieren ahorrarse un poco de dinero y tener, además, su propia cocina. Precisamente este hecho también produce ahorro. Contar con una cocina en el apartamento y hacer alguna comida en casa también permite poder dejar de gastar lo que costaría comer en un restaurante cuyo precio, si es turístico y céntrico, será bastante elevado.

Las vacaciones están para disfrutarlas. La opción de solicitar crédito online siempre es válida. Ya se mide el dinero durante el curso escolar. Existen multitud de plataformas que ofrecen minicréditos sin nómina que podrán completar el presupuesto para el viaje si este no se ha planificado con tiempo. Buen viaje.

Related

tiendas 4507552083645713177

Publicar un comentario

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Historial

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital
item