Cuando todo cambia

Cuando por fin se acabó el eterno enero y febrero de 2020 parecía que el año por fin iba avanzando. La agenda y el calendario se iban llenando ya de innumerables citas, planes para vacaciones, conciertos, quedadas, reuniones, bodas, encuentros, cursos, escapadas… Y lo dice precisamente alguien cuyo site se llama Don’t Stop Madrid. Pero a veces pasan cosas que no te esperas. Un día estás mirando entradas para el Tomavistas y al siguiente estás pensando en cómo organizar un festival de música donde el escenario no es el Parque Tierno Galván sino un impoluto salón, donde miles de personas se cuelan gracias a Instagram en la intimidad de unas casas que hasta antes no habíamos tenido acceso.

Cómo creía que iba a ser mi Semana Santa...


Tengo varios amigos y algunos conocidos que trabajan de una forma u otra en relación con el mundo de la cultura. Con cines, teatros, salas pequeñas y bares cerrados, llega el momento de reinventarse. Seguir haciendo lo que sabes hacer en un entorno que de la noche a la mañana ha cambiado completamente. Lo mismo ocurre con varios amigos cuya gran parte de ingresos proviene de dar alguna que otra masterclass y participar en eventos o congresos. Son ahora ellos los que están viendo en esta situación la oportunidad de pensar en cómo organizar un congreso profesional de forma distinta, impulsados por todas las capacidades que nos da Internet y la digitalización, una realidad que ahora es la única alternativa. En la última semana he podido asistir a charlas de Esade o el Real Instituto Elcano que me han abierto la mente y lo he podido hacer mientras escuchaba vestida con mi pijama y esperaba a que la lavadora terminase.

Con más de tres semanas de confinamiento a veces la mente me juega malas pasadas y me entra en ansia de saber una fecha concreta en la que voy a poder abrir la puerta de mi casa y salir a dar una vuelta. O al menos, hacer la compra sin ser un manojo de nervios. Una fecha que dispare los planes, las quedadas, los quehaceres más mundanos. Sin embargo, también he podido disfrutar de mi casa, de estar con mi hija, de no tener nada que hacer, de que si no se llega no pasa nada, y el de sentirme privilegiada por no haber tenido que elegir entre salud o cobrar a fin de mes, una suerte que ójala todos hubiéramos tenido. Lecciones que no quiero olvidar que se intercalarán (espero) entre festivales, cines, paseos por Conde Duque, exposiciones o vermús con aceitunas… No se cuando, pero esos días venir, vendrán.

Esto ha marcado un antes y un después en nuestra vida, en el valor que damos a las cosas, en nuestras relaciones… Y seguro que dentro de unos años una frase que repetiremos mucho será “¿Qué estabas haciendo tú cuando lo del Coronavirus?” Yo lo tengo claro, me quedo en casa.


(Yes) Stop Madrid ;)

Related

últimas noticias 5654848953623807312

Publicar un comentario

¡Tu opinión es muy importante para nosotros! Déjanos un comentario :-)

emo-but-icon

¿Quién soy?

Mi nombre es Cristina y me encanta Madrid.

Don't Stop Madrid es un espacio para sacarte de la rutina y mostrarte todo lo que puedes hacer en Madrid. Es la diferencia entre conocer la ciudad y vivirla.

dontstopmadrid@gmail.com

Recibe tu newsletter

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Historial

Soy de la red Vice Digital

Soy de la red Vice Digital
item